Una página web responsive es aquella que a través de una misma versión html y css se adapta a todas las resoluciones de pantalla, desde ordenadores, laptops y televisores, hasta smarphones y tablets de todo tamaño. Hasta hace algunos años, tener una página o sitio web para tu empresa era básicamente un activo más, pero no esperabas que te genere un retorno de inversión en el mediano o largo plazo.

Todo eso cambió en el mundo de los negocios con la llegada de lo que conocemos como web 2.0, que no es más que la activa participación de ese público que antes solo recibía mensajes y que ahora es capaz de apoyar a tu marca hasta la muerte o intentar destruirla por alguna mala experiencia con el producto o servicio que comercializas. El gran crecimiento de conectividad  a través de diversos dispositivos portátiles como smartphones y tables, obliga a las marcas que conocen la importancia de un sitio web para la conversión de nuevos clientes y retención de los antiguos, a hacerlos  responsive.

Google, por ejemplo, recomienda el uso de sitios responsive ya que ayuda al posicionamiento en su buscador, y evita penalizaciones por contenido duplicado. Puedes tener una página web muy agradable a la vista, pero si no es capaz de cargar rápidamente en tu smartphone o tablet, o se visualiza de manera reducida, perderás contacto con tus clientes. Es momento de tomar medidas para hacer positiva la experiencia de tus clientes cuando te buscan por uno de sus dispotivos móviles.


 

hugo-donayreAutor

Hugo Donayre. Publicista y relacionista público peruano, especialista en Branding y Marketing Digital. Editor web del blog enlacedigital.pe.
Facebook / TwitterLinkedin